martes, 9 de junio de 2015

Una guerra sin estrategia


El ex comandante en jefe de las Fuerzas Especiales de Estados Unidos y de la Guerra de Afganistán, Stanley McChrystal, tiene fama de hablar claro. Tan claro que su carrera militar se acabó hace ahora cinco años, cuando calificó en la revista 'Rolling Stone' de «payaso» al entonces consejero de Seguridad Nacional de Obama, Jim Jones, y dijo que «preferiría que me dieran patadas en el culo» a asistir a una cena de la OTAN en París.
Con aquellas frases, McChrystal pasó en siete días de comandar a267.000 soldados de 47 países a anunciar que dejaba las Fuerzas Armadas. Fue un cese encubierto. Y el inicio de una carrera en el sector privado que le ha hecho millonario gracias a su consultora, McChrystal Group. Pero el ex general no ha perdido la costumbre de hablar claro. Cuando el jueves pasado el biógrafo de Steve Jobs y presidente del Aspen Institute, Walter Isaacson, le pidió su opinión de la guerra contra el Estado Islámico, respondió: «Por ahora, la estrategia es equivocada».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada